fbpx

Cuando un gato se lame para acicalarse, el pelo muerto es ingerido accidentalmente, y si tiene el pelo largo, puede tragar grandes cantidades de pelo que se quedan en el aparato digestivo formando bolas (o tricobezoares). A esas bolas que inicialmente son solo de pelo, se acaba agregando moco, y restos de comida, y cada vez se compactan más y van adquiriendo mayor tamaño.

Habitualmente, cuando estas bolas de pelo empiezan a molestar al animal al hacer la digestión, las vomitan o eliminan con las heces. Pero si no son eliminadas de forma periódica pueden aumentar de tamaño y convertirse en una obstrucción intestinal que en el peor de los casos puede llevar a la muerte.

Para evitar males mayores, lo mejor es la prevención. Aunque el veterinario es quien mejor te puede aconsejar, te damos cinco consejos prácticos para que te sirvan de guía:

  1. Cepíllalo frecuentemente para retirar los pelos sobrantes, especialmente en épocas de muda. Si lo haces a diario, evitarás nudos y enredos y tu gato se dejará hacer encantado.
  2. Si tiene mucha tendencia a hacer bolas, consulta con tu veterinario sobre la posibilidad de cortarle el pelo.
  3. Evita el estrés. Con un ambiente agradable conseguirás que tu gato esté más relajado y no sienta la necesidad de acicalarse continuamente.
  4. Dale una comida completa, con una fuente de fibra que le ayude a deshacerse de las bolas de pelo que lleguen al tracto intestinal, y si tiene tendencia a acumular bolas de pelo, algunos veterinarios recomiendan mezclar una cucharadita de aceite de oliva o laxante con su comida una vez por semana.
  5. Ante la más ligera sospecha de obstrucción intestinal, visita al veterinario. El le pondrá el tratamiento adecuado y también podrá aconsejarte algún producto específico como la malta que ayude a deshacer las bolas compactadas.

Aunque este problema es más habitual en gatos de pelo largo, también se da en los de pelo corto. ¡Solo se libran los gatos sin pelo!

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?