fbpx

El running está de moda ya que se trata de un ejercicio sencillo, sano, económico y que se adapta al estado físico de cada uno. Además, es un tipo de deporte que podemos realizar acompañados por nuestro perro, y correr en compañía nos puede ayudar a hacerlo más ameno, a explorar nuestros límites.

Antes de coger a tu mejor amigo y salir a correr, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  1. Asegúrate de elegir un lugar o un recorrido por el que tu perro y tú podáis correr sin miedo a multas. En algunas playas y parques están prohibidos los perros, e incluso en los que están permitidos, no pueden ir sueltos, así que dependiendo del lugar al que vayáis, deberías plantearte la posibilidad de salir a correr con una correa.
  2. Si tu perro y tú sois muy sedentarios, o tenéis una edad avanzada, no estaría de más hacer un chequeo antes de empezar, y un plan para empezar poco a poco, alternando minutos andando con minutos de carrera.
  3. Adaptad vuestros ritmos. Si tu perro es de edad avanzada, muy joven o tiene sobrepeso, quizá debería tomarse un respiro de vez en cuando. La mayoría de los perros son buenos sprinters, pero no siempre buenos corredores de fondo.
  4. ¡No olvidéis hidrataros! Tanto tu perro como tú necesitáis agua fresca, así que acuérdate de llevar suficiente para los dos.
  5. Vigila las almohadillas de tu perro antes y después de salir a correr, y echa un vistazo al terreno. Si ves que hay hielo, cristales, o materiales peligrosos busca otro lugar más adecuado.
  6. Además de correr, tu perro aprovechará para hacer sus necesidades, así que deberías llevar también alguna bolsita para recoger los excrementos.

No queremos terminar este post sin animarte a que salgáis a correr juntos a diario. Además de los beneficios físicos que os aportará a los dos, encontraréis una actividad en la que disfrutar juntos y estrechar lazos, y si tu perro tiende a hacer trastadas, también comprobarás que se está más tranquilo y se porta mejor.

 

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?