fbpx

Una de las cuestiones que trae de cabeza a los dueños de gatos es saber qué tipo de alimentación es la idónea. Al contrario que los perros, que tienden a comer todo lo que se les pone por delante, los gatos suelen ser más sibaritas. Además, no todos los alimentos para gatos son iguales, así que vamos a ver cuáles son las principales opciones, y en qué deberíamos fijarnos antes de elegir la alimentación para nuestra mascota.

En términos generales, vamos a dividir en tres grupos la posible alimentación para nuestros felinos: comida de humanos, ya sean sobras o comprada de forma específica para nuestro gato; alimentación húmeda, en forma de latas fundamentalmente; y pienso seco, que puede consumirse tal cual o humedecida con agua.

Comida para humanos

Dar a nuestro gato sobras de nuestra comida es una actitud muy poco recomendable para la salud de nuestra mascota. En primer lugar, porque puede contener alimentos que son aptos para humanos pero, sin llegar a ser tóxicos, son poco recomendables para los gatos, como cereales. Damos por hecho que nadie da a su gato alimentos tóxicos para ellos, como chocolate, leche, ambutidos, alcohol, cebolla, azucares, cafeína, etc.

Pero hay personas que les dan alimentos que, no siendo tóxicos, no contienen todas las propiedades que necesita un gato. Por ejemplo, las latas de atún, que no son perjudiciales para la mayoría de los gatos, pero carecen de taurina, un aminoácido esencial para el funcionamiento de la vista y del corazón, entre otros.

Si la cuestión es si es posible que un gato sobreviva con este tipo de alimentos, la respuesta es sí. Todos hemos visto gatos callejeros que viven de maravilla comiendo lo que pillan por aquí y por allá, una alimentación muy poco equilibrada y balanceada. Ahora bien, nosotros no queremos solamente mantener con vida a  nuestro gato, queremos que disfrute de las mejores condiciones de vida posible, sin rastro de alergias, ágil y activo, con una buena salud intestinal y dermatológica. Hay gatos con una genética maravillosa, que lo aguanta todo, pero la inmensa mayoría necesita un buen equilibrio alimentario. Y francamente, es realmente complicado dar a nuestro gato de forma natural todas las proteínas, vitaminas y aminoácidos que necesita en su justa medida.

Alimentación húmeda

Es una buena opción, porque si se trata de una marca de alta calidad, las latas de comida para gatos contiene todo lo que el minino necesita. Merece la pena invertir en una calidad premium que, a la larga, va a ahorrar visitas al veterinario.

Las latas de alimentación húmeda suelen ser más atractivas para los gatos, pero una alimentación que se base solamente en latas de comida no es recomendable, por los siguientes motivos:

  • las latas suelen contener mayor aporte calórico que el pienso
  • la consistencia húmeda ayuda a la hidratación del gato, pero no a una buena salud buco dental, ya que no le obligan a masticar
  • los conservantes de las latas están asociados a un mayor índice de hipertiroidismo, que entre otras consecuencias puede motivar pérdida de apetito

Alimentación seca

El pienso, o alimentación seca para gatos, especialmente si es de alta gama, es la comida idónea para los gatos ya que contiene todos los nutrientes que necesita para un estado de salud óptimo. Además, tiene la ventaja de que puedes servirlo una vez al día, y el propio animal se auto regula, pudiendo comer pocas cantidades a lo largo de todo el día sin que la comida se eche a perder.

El principal inconveniente de este tipo de alimentación es que a veces puede ser necesario animar al gato a que beba más agua para que no se deshidrate. Si tu gato tiene tendencia a la deshidratación, puedes probar estos tres consejos:

  • Mezclar algunos días (no todos) pequeñas dosis de su comida con un poco de agua. De este modo conseguirás que además desprenda más aroma y sea más apetitoso. Eso sí, si mezclas el pienso con agua no lo dejes más allá de un par de horas, lo que no se haya comido, retíralo.
  • Ofrecer, una vez a la semana, una lata de comida húmeda. Como decíamos, no es conveniente que su comida diaria se base en este tipo de comida, pero por darle una un día a la semana no va a pasar nada.
  • Comprar una fuente especial que le anime a beber. Hay varios modelos en el mercado, y la mayoría de la gente está muy contenta con los resultados.

En Ley.end disponemos de dos recetas básicas para gatos, aptas para la inmensa mayoría de los gatos adultos y sus crías, ya que son completas e hipoalergénicas, sin soja ni cereales, y muy equilibradas. Pero si el veterinario ha detectado que tu gato tiene el estómago o la piel especialmente sensibles, puedes probar con recetas de alta gama específicas de otras marcas, como el Sensitive de Pescado Blanco y Patata de Arden Grange.

 

Chat
1
Lenda.net
¿En qué te podemos ayudar?
How can we help you?