fbpx

Los datos recogidos por las diferencias agencias de salud, tanto para animales como para humanos, han dado la voz de alerta: el sobrepeso es una de las causas de enfermedad más frecuentes.

Según la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales, entre un 20 y 40% de los animales de compañía sufre de obesidad, y los perros con sobrepeso y obesos son más propensos a desarrollar diabetes, problemas cardíacos y respiratorios, artrosis, e incluso trastornos del comportamiento. Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria señala que cuando el dueño tiene sobrepeso, el perro tiene cinco veces más posibilidades de desarrollar la misma enfermedad que otro perro cuyo dueño tenga un peso normal.

Te proponemos tres pasos sencillos para lograr un cambio de hábitos con tu perro, teniendo en cuenta que ese cambio mejorará la salud de los dos.

1. Vigila la alimentación

No se trata tanto de que le reduzcas la cantidad, sino de aumentar la calidad.

En el caso de tu perro, nos referimos a que (si no lo haces ya) busques una alimentación completa y natural de calidad Premium que le aporte todas los componentes nutricionales que necesita, en una receta Light que reduzca la cantidad de grasas.

En cuanto a tu alimentación, no te preocupes tanto por lo que no puedes comer, sino por cómo puedes mejorar tu alimentación con alimentos sanos, naturales y apetecibles: frutas y verduras, ensaladas, pescados y carnes a la plancha, frutos secos, lácteos, etc.

Evitad las «chucherías», los picoteos entre horas y esos pequeños caprichos que no aportan nada positivo. Sé estricto en los horarios y da a tu perro la cantidad que te recomiende el veterinario, ni más ni menos.

2. Aumenta el ejercicio

Sabemos que no todo el mundo dispone del tiempo que le gustaría para practicar ejercicio, pero puedes empezar por pequeños gestos que, seguro, os beneficiarán a los dos. Os proponemos algo sencillo: aumentar el paseo diario en 15 minutos, y una vez a la semana, alargar 30 minutos el paseo a ritmo rápido. Cuando hablamos de paseo, nos referimos a una salida en la que ambos caminéis a un ritmo constante, no de ese momento en el que tu perro se dedica a olfatear las esquinas y tú aprovechas para fumar un pitillo.

Cuando vayas cogiendo forma, puedes empezar a salir a correr de dos a tres días a la semana, primero 15 minutos y poco a poco llegar hasta unos 30 minutos. ¡Verás qué cambio para los dos!

También puedes modificar pequeños gestos diarios, como subir y bajar de casa sin usar el ascensor, aprovechar la salida rápida de la mañana para jugar con una pelota, etc.

3. Monitoriza el peso

Anota cada semana, siempre el mismo día (por ejemplo los viernes), el peso de tu perro y el tuyo. La forma mas sencilla es hacer un doble pesaje en la báscula de casa: primero, le coges en brazos y os pesáis los dos. Luego, te pesas tú solo y restas tu peso al global para calcular el de tu perro.

Coloca la tabla con el peso y el objetivo para ambos en un lugar bien visible de la cocina, por ejemplo, y ¡ten paciencia! con un poco de tiempo y buenos hábitos, ya verás como tu mascota y tú os ponéis en forma en ¡3, 2, 1!

Por último, no queremos dejar de señalar que este artículo en ningún momento pretende sustituir el consejo experto de los profesionales de la salud de personas y animales, y que si tu perro o tú tenéis un sobrepeso importante, es aconsejable que consultes con un especialista.

Chat
1
Lenda.net
¿En qué te podemos ayudar?
How can we help you?