fbpx

A muchos dueños de mascotas nos encanta salir con nuestro perro a dar largos paseos por el monte, el campo y la playa a lo largo de todo el año, también en invierno, especialmente después de una gran nevada. Y así como en verano tenemos que tomar algunas precauciones para no exponer a nuestros perros a un calor excesivo, en invierno y los primeros meses de primavera tenemos que luchar contra el frío, la nieve y el hielo. Tenemos que proteger especialmente a los cachorros y a los perros mayores, ya que no regulan tan bien su temperatura.

Te dejamos algunos consejos para ayudar a tu perro a disfrutar de un maravilloso día de campo sin que el frío le juegue malas pasadas.

Antes de salir de paseo

  • Si le sueles cortar el pelo, en invierno es conveniente no cortarlo muy corto, ya que es su principal fuente de calor. Si ya de por sí es de pelaje muy corto (como un galgo, por ejemplo) y vais a un sitio muy frío, puede ser necesaria alguna prenda de abrigo. En ese caso, recuerda que lo prioritario es la comodidad, una prenda que le permita jugar y disfrutar sin pasar tanto frío.
  • Vigila sus almohadillas, y comprueba que no las tenga secas o agrietadas. Puede ser recomendable que le apliques un gel o una cera que le aisle, sobre todo si prevés que podéis encontrar hielo o nieve. Si tiene pelo largo alrededor , sería conveniente recortarlo para que no acumule hielo, nieve o sal. En casos extremos, puede ser necesaria la utilización de unas botas especiales.

Durante el paseo

  • No permitas que coma nieve de forma masiva. No pasa nada porque la pruebe, sobre todo si está limpia (ojo, en algunas zonas puede haber sal y anticongelantes químicos) y es la primera vez que se encuentra expuesta a ella. Como experimentación vale con un par de lametones, pero no le dejes que la coma de forma más o menos continuada ya que puede acabar en el veterinario con molestias y dolores estomacales.
  • No le pierdas de vista. Con la nieve es más fácil que un perro se desoriente, ya que le resulta más difícil guiarse por lo olores.
  • Si vas a estar bastante tiempo, no olvides llevarle agua en una cantimplora. Aunque haga frío, el perro necesita hidratarse igualmente.

De vuelta en casa

  • Limpia sus almohadillas con un paño con agua templada, y pon especial atención a que no queden restos de hielo, nieve o sal.
  • Si está mojado, seca todo su cuerpo con una toalla y deja que se quede en una habitación  calentita.
  • Si ha hecho mucho ejercicio, quizá necesita un cantidad de comida algo mayor, ya que en invierno su cuerpo quema más calorías para mantenerse caliente.
WhatsApp
¿Necesitas ayuda?