fbpx

Con la llegada del otoño, los gatos, al igual que los humanos, tienden a sentirse más tristes. En su caso, no se debe a la clásica depresión postvacacional, sino a un proceso totalmente natural. En Lenda sabemos que la salud mental de tu gato es tan importante como la física, por eso te animamos a conocer las causas de este fenómeno para saber cómo podemos mejorar la calidad de vida de nuestros mejores amigos en cualquier época del año.

¿Por qué sucede esto?

Menos horas de luz, mayor humedad… es normal que en el inicio del otoño nuestro gato esté menos activo de lo habitual, aunque si deja de comer o a hace comportamientos inusuales, es mejor consultarlo con un veterinario, ya que la tristeza se podría confundir con alguna enfermedad grave como la anemia o la depresión. Los gatos son animales muy sensibles y territoriales, y son especialmente vulnerables a los cambios en su entorno y ambiente, si un gato está acostumbrado a salir al jardín durante el verano, se sentirá frustrado si se le impide durante el otoño, por ejemplo. Además, es probable que esta sensación de tristeza estacional se sume a un sentimiento de soledad cuando sus dueños regresan a sus rutinas tras las vacaciones.

¿Cómo puedo identificar su tristeza?

Cuando se sienten decaídos, nuestros compañeros felinos suelen mostrarse apáticos, no interactúan con su entorno, y no es infrecuente que huyan, se escondan o incluso hagan tentativas de escaparse. Igual que nosotros, los gatos tienden a dormir más y tener menos apetito cuando se sienten tristes, y en su caso, una señal de alarma puede ser que comiencen a hacer sus necesidades fuera del arenero y dejen de asearse. Aunque la tristeza sea un sentimiento totalmente normal, si notas que esa sensación se alarga demasiado, puede que nos encontremos ante una depresión, y en tal caso, te recomendamos consultar con un especialista.

¿Cómo podemos ponerle remedio?

Aunque no es recomendable agobiarles, una de las mejores curas para su tristeza es pasar más tiempo con tu gato, jugar con él y mimarle un poco más de lo habitual. Pese a que el otoño suele ser una época de nuevos comienzos, es mejor que prepares con tiempo los cambios de rutina de tus gatos y evites cambios de temperaturas drásticos en tu hogar. Además, te recomendamos que aproveches al máximo la luz, abriendo las persianas y que busques un espacio cómodo en el que pueda cobijarse mientras vigila su entorno en algún rincón tranquilo de la casa.

En Lenda sabemos que la comida puede ser tu gran aliada para subirle los ánimos a tu minino. A través de las fórmulas de comida húmeda de Lenda, podemos ayudar a aumentar su apetito y Lenda Original Pollo y Salmón es una idea deliciosa y perfecta para que tu gato recobre toda su alegría.

Menos horas de luz, mayor humedad… es normal que en el inicio del otoño nuestro gato esté menos activo de lo habitual, aunque si deja de comer o a hace comportamientos inusuales, es mejor consultarlo con un veterinario, ya que la tristeza se podría confundir con alguna enfermedad grave como la anemia o la depresión. Los gatos son animales muy sensibles y territoriales, y son especialmente vulnerables a los cambios en su entorno y ambiente, si un gato está acostumbrado a salir al jardín durante el verano, se sentirá frustrado si se le impide durante el otoño, por ejemplo. Además, es probable que esta sensación de tristeza estacional se sume a un sentimiento de soledad cuando sus dueños regresan a sus rutinas tras las vacaciones.

¿Cómo puedo identificar su tristeza?

Cuando se sienten decaídos, nuestros compañeros felinos suelen mostrarse apáticos, no interactúan con su entorno, y no es infrecuente que huyan, se escondan o incluso hagan tentativas de escaparse. Igual que nosotros, los gatos tienden a dormir más y tener menos apetito cuando se sienten tristes, y en su caso, una señal de alarma puede ser que comiencen a hacer sus necesidades fuera del arenero y dejen de asearse. Aunque la tristeza sea un sentimiento totalmente normal, si notas que esa sensación se alarga demasiado, puede que nos encontremos ante una depresión, y en tal caso, te recomendamos consultar con un especialista.

¿Cómo podemos ponerle remedio?

Aunque no es recomendable agobiarles, una de las mejores curas para su tristeza es pasar más tiempo con tu gato, jugar con él y mimarle un poco más de lo habitual. Pese a que el otoño suele ser una época de nuevos comienzos, es mejor que prepares con tiempo los cambios de rutina de tus gatos y evites cambios de temperaturas drásticos en tu hogar. Además, te recomendamos que aproveches al máximo la luz, abriendo las persianas y que busques un espacio cómodo en el que pueda cobijarse mientras vigila su entorno en algún rincón tranquilo de la casa.

En Lenda sabemos que la comida puede ser tu gran aliada para subirle los ánimos a tu minino. A través de las fórmulas de comida húmeda de Lenda, podemos ayudar a aumentar su apetito y Lenda Original Pollo y Salmón es una idea deliciosa y perfecta para que tu gato recobre toda su alegría.

Chat
1
¿En qué te podemos ayudar?
How can we help you?