fbpx

Comienza el curso cargado de buenas intenciones, pero al igual que los propósitos de comienzo de año, la estadística dice que en apenas unas semanas la mayoría de esas buenas intenciones habrán caído en el olvido.

Los estudios afirman que cuando involucras a alguien más en tus propósitos, estos se mantienen durante mas tiempo, así que te invitamos a que este comienzo de curso mates dos pájaros de un tiro, y que aproveches para ponerte en forma con tu perro, así haréis ejercicio los dos.

¿Por dónde empiezo a ponerme en forma?

Lo primero es ponerte unos objetivos claros, medibles y alcanzables. No sirven los objetivos difusos como «ponerme en forma», «bajar unos kilos«, o «estar más activo». Los objetivos deberían ser de este estilo: «Ser capaz de correr una hora seguida», «Bajar los 4 kilos que he subido este último año» ó  «Subir las escaleras de mi casa sin jadear». Ni que decir tiene que el objetivo que te pongas puede ser ambicioso, pero debería ser acorde a tu edad y tu estado físico actual. Si hace tiempo que no haces deporte, deberías valorar una revisión médica antes de hacer ejercicio intenso.

El segundo punto que tienes que analizar es el estado de forma de tu perro. Si es un perro mayor y nunca ha hecho mucho ejercicio, quizá no sea momento de que te ayude a preparar una maratón. La cuestión es ver cuánto ejercicio más puede realizar sobre el que está haciendo ahora mismo. Si tienes dudas, antes de empezar deberías consultar con su veterinario y comentarle cuáles son tus planes, seguro que te puede ayudar con indicaciones concretas sobre el estado de forma de tu perro.

Una vez que eres consciente de cuál es vuestro punto de partida y los objetivos que os vais a marcar, tienes que trazar un plan. Aunque existen coaches deportivos que pueden ponerte un plan a medida, para empezar puedes encontrar diferentes planes de entrenamiento en internet. Lo importante es que el plan sea gradual y constante. Es mejor empezar con tres días de ejercicio suave a la semana, y cuando os sintáis cómodos, ir aumentando según lo veáis necesario, que empezar con entrenamientos diarios de alto desgaste que os hagan abandonar en un par de semanas.

El método sencillo

Si todo esto te parece muy complicado, puedes elegir el método sencillo: pequeños variaciones sobre lo que ya estas haciendo. ¡Solo un poco mas de ejercicio diario te servirá para ponerte en forma, adelgazar y sentirte más activo!

A veces basta con aumentar 10 minutos cada día el paseo con tu perro de lunes a viernes, y 30 minutos más cada día del fin de semana. Así estarás haciendo casi dos horas más a la semana de ejercicio, unas 400 Kcal semanales, que te podrían hacer perder casi 3 kilos en un año. Si además, haces esos paseos con un poco más de velocidad, puedes aumentar tu tono muscular y mejorar tu capacidad aeróbica. 

Como en cualquier práctica deportiva, lo importante es la constancia y ser muy consciente de todas las ventajas que el ejercicio os reporta tanto a tu perro como a ti.

 

 

 

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?