fbpx

Los problemas urinarios son un problema extremadamente frecuente en gatos, siendo uno de los principales motivos de consulta en los veterinarios.

Las afecciones del tracto urinario inferior (vejiga y uretra) se agrupan dentro de una enfermedad denominada FLUTD. Afecta más a gatos obesos, que hacen poco ejercicio, no salen al exterior, comen pienso, beben poca agua, están esterilizados y afecta más a gatos machos y de raza persa. Además, se cree que el estrés, al que el gato es tan sensible, podría ser un factor predisponente.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor, que se manifiesta con sonidos y maullidos al orinar
  • Orinar muy a menudo pero muy poco cada vez
  • Miccionar en sitios distintos del habitual
  • Imposibilidad para hacerlo en casos de obstrucción
  • Puede aparecer dolor abdominal, que se aprecia al tocarle la barriga
  • Cambios en el color de la orina, tornándose rosada/rojiza
  • El animal mostrará apatía y pérdida de apetito e incluso agresividad.

Puede estar provocado entre otras cosas, por infecciones a distintos niveles, cristales o cálculos (principalmente estruvita y oxalato), que a menudo dan lugar a obstrucciones, sobre todo en machos.

Es fundamental acudir al veterinario ante cualquiera de estos síntomas y no dejar que el problema se agrave. Detectar el problema y tratarlo (antibióticos, manejo dietético y/o cirugía) sería sólo la punta del iceberg, pues es más que probable que el animal vuelva a formar cristales/cálculos en el futuro, con las subsiguientes infecciones y/o obstrucciones.

La mala alimentación y el estrés son dos importantes factores predisponentes, por lo que cuidando estos dos aspectos podemos tratar de prevenirlo.

 

👀 Reducir el estrés

 

Es muy importante mantener un espacio estable y tranquilo, disponer de una zona permanente donde comer y agua siempre limpia y fresca (a muchos les gusta en movimiento por eso funcionan muy bien las fuentes, por ejemplo) y lejos del arenero. Con respecto a este último, debe estar siempre limpio y ser de su agrado. Como refuerzo, puedes usar dispositivos liberadores de feromonas tranquilizantes, sobre todo en momentos de cambios como mudanzas, nuevos miembros en la familia o todo aquello que pueda suponer un estrés adicional.

 

🍗 Atención a su dieta

 

Pero quizá lo más importante sea asegurarte de que tu gato tenga una correcta alimentación sobre todo de cara a mantenerlo en su peso ideal pues, como decíamos, la obesidad es otro factor predisponente.

Además, es fundamental aportar hidratación. Los gatos beben poco, siendo su orina mucho más concentrada que la de otras especies, lo cual da lugar a este tipo de problemática. Si además se alimentan exclusivamente de pienso seco el riesgo se incrementará, por ello es importante aportar alimentación húmeda (en exclusiva o a mayores del pienso), pues esta le aportará mucha más agua.

Si tu gato tiene tendencia al sobrepeso, a tener problemas renales y/o está esterilizado, te recomendamos nuestra receta Lenda Light/Urinary Protect ya que su bajo contenido en grasas controla y reduce el peso, fundamental para evitar este tipo de problemas.

En gatos con tendencia a la formación de cálculos/cristales, sería indicado alimentar (siempre bajo supervisión veterinaria) con piensos específicos para esta problemática, no sólo para disolverlos, si no para evitar la nueva formación en el futuro. Son específicos según el tipo de cristal que le afecte.

Así que si tienes dudas o sospechas que tu minino sufre problemas urinarios, ¡no esperes a que el problema sea grave y consúltalo con un veterinario!

 

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?