fbpx

Todos hemos oído alguna vez que el embarazo y lo gatos no son compatibles, pero esto no es exactamente así. Te lo explicamos:

La mayoría de los gatos tienen un parásito llamado Toxoplasmas gondii que no le supone mayor problema. Un gato infectado  libera ooscitos en las heces, que pueden contagiarse a cualquier otro gato, pájaro o mamífero, como nosotros.

Los humanos podemos contagiarnos de toxoplasmosis no solo a través de los gatos, sino también consumiendo carne cruda o poco hecha, incluyendo los embutidos (recordemos que esta carne está curada, no cocinada), o por no lavarnos las manos después de trabajar en el jardín. De hecho, muchos de nosotros, sobre todo los que llevamos años conviviendo con gatos, la hemos contraído en el pasado sin darnos cuenta.

La toxoplasmosis es una enfermedad que no tiene mayor importancia en circunstancias normales, y muchos ni nos enteramos cuando la contraemos, pero es muy peligrosa para el feto, por eso hay que tener mucho cuidado.

Cuando una mujer se queda embarazada, una de las primeras pruebas analíticas que manda el médico es la de la toxoplasmosis, para saber si ya la ha pasado anteriormente. Si es así, no hay problema, ya que la mujer ya ha creado anticuerpos y no volverá a contraerla.

Si la prueba da negativa es cuando hay que tomar una serie de precauciones para no contraerla durante el embarazo. Si se quiere seguir conviviendo con el gato, se deben tomar unas medidas de higiene mínimas:

–          Cambiar la arena del cajón a diario, y si es posible, que lo haga otra persona. Si no, se deben utilizar guantes de un solo uso.

–          Evitar el contacto directo y continuado con actitudes como abrazos, mantenerle en el regazo, etc., y en todo caso, lavarse bien las manos después de tocarle o acariciarle.

–          Extremar la higiene en las zonas donde descanse el gato si son compartidos por la mujer embarazada, tales como sofás, sillones, etc.

–          Evitar compartir la cama y espacios de reposo con el gato.

En todo caso, nuestra mayor recomendación si vives con un gato y estás o crees que puedes estar embarazada es que consultes con tu médico.

¿Necesitas ayuda?