fbpx

Hay al menos dos hábitos frecuentes en los perros que te ponen en evidencia con tus invitadas o con algunas mujeres que se encuentran cuando van de paseo: una es oler la entrepierna (especialmente de las mujeres), y otra es cuando se ponen sobre dos patas intentando efectuar una monta en la pierna de cualquiera.

Estas dos costumbres te hacen pasar auténticos malos ratos, y me temo que en un primer momento lo mejor que puedes hacer es pedir disculpas a la persona en cuestión y actuar con naturalidad. Pero si quieres que estos hábitos desaparezcan, deberás tomar cartas en el asunto. A continuación te damos algunos trucos para ayudarte a que tu perro no te haga pasar un mal rato.

Trucos para evitar que tu perro huela lo que no debe

Todos sabemos lo importante que es para los perros el sentido del olfato, y esa costumbre tan incómoda de tu perro que consiste el oler lo que más le llama la atención se debe simplemente a que buscan reconocer a la persona por medio del olor. Pero a veces simplemente  lo que quieren es jugar, y si hay una serie de reacciones cada vez que lo hace (suele ir acompañado de un pequeño grito o un salto, y tratar de apartarle) que tu perro entiende como juego, lo repetirá simplemente para empezar a jugar.

Si es el caso, tendrías que revisar en primer lugar si tu perro tiene suficiente tiempo de juegos contigo en su rutina diaria. A veces con las prisas de la vida cotidiana pueden pasar días en los que nos ocupamos de su alimentación y de sacarle a dar un paseo corto, pero olvidamos darles su ración de juegos.

Por otro lado, tenemos que evitar que ese mal hábito se convierta en algo parecido a un juego. Es decir, tratar de no hacerle demasiado caso cuando lo hace (especialmente si tenemos confianza con la afectada, podemos explicarle la situación y pedirle que trate de no seguirle el juego). Probablemente, cuando vea que ha dejado de ser divertido, dejará ese juego de lado y buscará otros que le diviertan más.

Trucos para evitar que mi perro trate de montar a las personas

Algunos perros intentan montas con todo lo que tienen a mano: un muñeco, otros perros, o la pierna de cualquiera. En primer lugar, queremos comentar que es normal este tipo de actitudes en un macho adulto, y también en hembras y cachorros, aunque en hembras es menos habitual. Este comportamiento obedece no solo a un instinto puramente sexual, también de dominancia.

Cuando un perro toma esta costumbre, tenemos que desaprobar su comportamiento sin darle demasiada importancia. Como en el caso anterior, no queremos que se convierta en un juego o algo que considere divertido o que le haga ser el centro de atención.

Deberíamos poder resolver el problema con órdenes básicas de obediencia, pero en algunos casos puede ser recomendable una castración. En todo caso, esta es una decisión que tiene sus pros y sus contras, y es una operación que va a afectar a la salud de tu perro, por lo que si estás considerando esta opción deberías consultarlo con el veterinario.

A nivel general, un buen consejo es tratar de reorientar estos hábitos hacia otras actividades que le mantengan entretenido y con una actividad física y psíquica suficiente.

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?